viernes, 22 de abril de 2011

HISTORIA DE UNA MALTRATADA

Todo era tan bonito cuando lo conocí, me besaba, me abrazaba y siempre me decía que nunca sería capaz de pegarme.  Era tan real y fantástico como en los cuentos que ni me lo creía. Cuando me recogía siempre me traía flores, bombones, hasta golosinas y decía para ti cariño mío.
Total era todo tan perfecto hasta que nos llegamos a casar con toda una ilusión; ¡que maravilloso dios mío!.
Hasta que un día yo observé que faltaba dinero todos los meses y en grandes cantidades, pero yo confiaba en él que ni le preguntaba de todo lo que lo quería.
Pero ya empecé a mosquearme y le exigí explicaciones y nunca me las dabas, venía borracho, se enganchó a las drogas y para el colmo era un ludópata. Todo lo que era tan bonito se derrumbó.
Todas las noches me las pasaba llorando y pidiéndole a Dios por qué todo cambió con lo bueno que era conmigo, venía y sólo quería mantener relaciones conmigo y al ver que no le dejaba hacer nada me pegaba, me insultaba hasta que una vez me dejó inconsciente.
Mi familia me decía déjalo no te conviene, con lo alegre que tú eras y feliz que estabas, y ellos me decían: ¿cómo te han cambiado la vida?, pero como yo lo quería nunca les hacía caso.
Eso era todos los días insulto tras insulto, amenazas tras amenazas, y palos tras palos y sufrimiento tras sufrimiento. Hasta que me quedé embarazada y me di cuenta de todo, que ese hombre no merecía la pena y no sería buen padre para mi hijo.
Hoy en día y ahora mismo vuelvo a ser feliz, tengo una familia en condiciones, que me quiere, me respeta y valora todo lo que yo hago.
Esto pasa todos los días, pero pocas mujeres se dan cuenta a tiempo así que no seáis cobardes chicas animaos, porque una persona que te pone la mano encima, no te valora ni te quiere lo suficiente. Y esto puede ser que sea una redacción pero esta pasando en la vida real diariamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada